Non-Profit Trusted Source of Non-Commercial Health Information
The Original Voice of the American Academy of Anti-Aging, Preventative, and Regenerative Medicine
logo logo
Diet Functional Foods

LA CONGELACIÓN DEL "NERVIO DEL HAMBRE" PODRÍA AYUDAR A ARROJAR LIBRAS

1 year, 5 months ago

3851  0
Posted on Mar 27, 2018, 7 p.m.

La ciencia médica siempre está buscando nuevos tratamientos que ayuden a mejorar los que ya existen. En muchos casos, algunas investigaciones han demostrado que los procesos actuales para alguna enfermedad, no son los más eficientes. Esto provoca un avance en la medicina, puesto que se conocen nuevas formas de atacar una enfermedad o condición.

Sin embargo, en el mundo de las dietas no está todo escrito. El verdadero causante por el cual las personas que intentan perder peso, abandonan, es el hambre. Este ha sido el principal estudio que busca cortar el problema de raíz. El modo más eficiente que han encontrado hasta ahora, es la congelación del nervio que transmite al cerebro la sensación de apetito.

Es así como se ha desplegado un estudio que busca atacar este problema. Hay una gran cantidad de expertos volcados en este tema, motivo por el cual se ha desarrollado tanto en los últimos años. La congelación del llamado “nervio del hambre”, es la posibilidad que existe de ayudar a las personas a perder peso. Al menos esto es lo que sugiere un pequeño estudio en su etapa inicial.

El nervio relacionado con el apetito

El nombre propio del que ha sido llamado “El nervio del hambre”, es el tronco vagal posterior. Es la parte del nervio vago más grande. Este se encuentra relacionado con el corazón, los pulmones y el sistema digestivo. Este último es uno de los puntos más importantes del nervio para el estudio.

En los resultados de le estudio de primera fase, incluyeron a 10 pacientes con sobre peso, entre una edad comprendida de 27 a 77 años de edad. Los investigadores insertaron una sonda en la espalda de cada paciente. El fin era congelar el nervio del hambre durante un periodo de dos minutos.

El objetivo principal era omitir la señal del hambre, explicó el Dr. David Prologo. Un reconocido radiólogo intervencionista de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory en Atlanta. Con la supresión de la señal de hambre del tronco vagal posterior al cerebro, se podría reducir el apetito de los pacientes. Al menos esta era la teoría inicial.

Resultados obtenidos

Los pacientes fueron revisados a los siete, 45 y 90 días después del procedimiento. En cada una de las intervenciones los pacientes expresaron sentirse con menos apetito. Este fue un primer indicio de carácter positivo visto en el inicio de la investigación. Sin embargo, los resultados más contundentes serían vistos con los exámenes adecuados.

Durante el seguimiento que se les hizo a los pacientes, existió una pérdida de peso considerable. Cada uno de ellos perdió en promedio 3.6% de su peso corporal. Una cifra sorprendente. En total tuvieron una disminución de casi un 14% de su índice de masa corporal (IMC). Esta es una estimación de la grasa corporal basada en el peso y estatura.

La efectividad a largo plazo es desconocida, por lo que se requieren de más experimentos para comprobar su efectividad. Sin embargo, este tratamiento, según explota el Dc. Prologo, puede ser utilizado en otras enfermedades para disminuir el dolor crónica.

Además, no se registraron efectos secundarios en los pacientes, por lo que no tiene repercusiones negativas en la salud de los mismos. Pero la prueba piloto tiene que pasar a un estudio para evaluar su seguridad, viabilidad y si sus efectos se pueden prologar con el tiempo.

El estudio fue presentado en la Society For Interventional Radiology Conference. Ha llamado la atención de muchos otros expertos, por lo que se pretende dar un siguiente paso en la investigación. Este ha sido denominado como la segunda fase de estudio y su fin es ratificar la efectividad de este estudio.

Subscribe to our Newsletter

WorldHealth Videos

WorldHealth Sponsors